Saltear al contenido principal
Quién puede embargar facturas de autónomos

Quién puede embargar facturas de autónomos

Embargar facturas de autónomos es una posibilidad, pero ¿cómo nos afecta?, ¿qué cantidad se puede embargar? Estas cuestiones son las que realmente preocupan a los trabajadores por cuenta propia y es importante darles respuesta.

¿Se puede embargar la factura de un autónomo?

El embargo consiste en la retención del patrimonio por orden de un juez o autoridad competente con el fin de hacer frente a un impago o deuda pendiente. Este hecho puede tener tanto carácter administrativo como judicial.

El primero de ellos se da cuando no hacemos frente a un pago con un ente público, como Hacienda o la Seguridad Social, mientras que el segundo lo ordena un juzgado por no pagar a un proveedor privado.

Un autónomo puede ver cómo se le embargan sus ingresos a través de sus facturas, que es de donde obtiene sus beneficios. Por lo tanto, en casos de impago y tras las correspondientes notificaciones y resoluciones, se puede proceder al embargo de los bienes entrantes y disponibles como los siguientes:

  • Dinero en cuenta;
  • Derechos de cobre;
  • Joyas;
  • Rentas;
  • Intereses futuros;
  • Bienes muebles e inmuebles;
  • Sueldos o pensiones.

¿Cuáles son los límites del embargo?

Hay unos límites considerados inembargables, que se encuentran reflejados en la Ley y tienen como objetivo garantizar la subsistencia del negocio, la persona y aquellos que están a su cargo. Por ejemplo, en el caso de los bienes no es posible embargar libros o instrumentos necesarios para el desarrollo de la actividad o mobiliario, menaje y ropa del hogar.

Además, cuando hablamos de ingresos también aparece una limitación. No son embargables aquellos que no excedan la cuantía del Salario Mínimo Interprofesional (SMI). En el caso de los autónomos se calcula una vez descontados los pagos a la Seguridad Social, Hacienda y gastos asociados al negocio, siempre y cuando sean de carácter fijo.

¿Cómo se calcula el importe del embargo?

El importe susceptible de embargo también está regido por la Ley. En este caso, se sigue la siguiente fórmula en función del SMI, y se embarga siempre sobre las cantidades que lo superan:

  • Entre uno y dos veces el SMI, se embarga el 30 % de los ingresos.
  • Entre dos y tres veces, se aplica un 50 %.
  • En los casos que se supere entre tres y cuatro veces, será el 60 %.
  • Por último, para más de cinco veces, corresponderá el 75 %.

En conclusión, en los casos en los que se produce la situación de embargar facturas de autónomos es importante saber que los ingresos por debajo del SMI y las herramientas para el desarrollo de la actividad están exentos de ello.

Además, existen unos porcentajes específicos en función de los ingresos que se perciben.

En cualquier caso, si un autónomo está en esta situación, puede contactar con nosotros. En DisyEm somos una asesoría especializada en autónomos y pymes.

Esta entrada tiene 0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba